Los chistes, el código penal y la justicia

El Kaleidoskopio de Gabalaui

Que Carrerovoló no es un chiste sino una canción que se cantaba a finales de los setenta. En aquella época no era considerado por gran parte de la población una víctima del terrorismo sino un representante relevante de la dictadura fascista. Se consideró víctima muchos años después. El tiempo permitió obviar quién era para centrarlo en la condición de víctima de un atentado. Así se construyen las narrativas. Se eligen los hechos que coinciden con lo que quiero y me interesa decir y los que no, se descartan. Como ocurre con la mayoría de los dictadores y esbirros tenía familia, sobre la cual no decidía ni firmaba órdenes de pena de muerte o permitía que les torturaran, sino que creaba vínculos afectivos con ellos. Con sus correligionarios existía una coincidencia ideológica y una misma mirada sobre el modelo de estado, opresivo y totalitario. Estos, tanto la familia como sus…

Ver la entrada original 689 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s